volver
El valor de los beneficios no monetarios

El valor de los beneficios no monetarios

El impacto económico en el país, producto de la pandemia, ha afectado a la gran mayoría de las empresas, quienes –al ver reducidos sus ingresos– tuvieron que detener procesos de contratación, ascensos o reducir el pago de utilidades y bonificaciones por objetivos alcanzados.

Estos ajustes, sin duda, repercuten en el ánimo de los colaboradores. Pero, en ese contexto surge una cuestión importante para las organizaciones: ¿cómo mantengo la motivación y el compromiso de mi gente? 

En el contexto actual, el Employee Engagement se ha vuelto todo un reto y, si bien, muchas empresas han respondido desarrollando lineamientos y protocolos para trabajar de manera física o remota, las que han dado un paso más allá se han apoyado de una estrategia clave en estos tiempos: los beneficios no monetarios.

Primero, porque es una demanda global. Ya lo dijo Gallup en una reciente publicación: la primera de las cuatro cosas que la fuerza laboral espera de su lugar de trabajo es que esta se preocupe por el colaborador. Demostrar esa preocupación en acciones tendrá un impacto directo en el compromiso.

En segundo lugar, porque nos encontramos en un escenario de incertidumbre económica donde no hay un deadline para empezar la recuperación. Algunas empresas tardarán más que otras en estabilizarse y, en ese sentido, contar con estos beneficios puede ser un gran atractivo.

De acuerdo, entonces está claro que si casi todas las empresas están atravesando el mismo escenario económico, los diferenciales más importantes están en aplicar este tipo de beneficio, pero ¿cómo saber cuál es el correcto?

Si te has hecho esa pregunta es porque sabes que no puede ser al azar o de manera deliberada: necesitas información, medir el Clima, conocer a tu gente, saber cómo se encuentra y, a partir de ello, planear y ejecutar los beneficios no monetarios que se adecúen a sus necesidades.

Así que en este artículo te mostraremos cómo dos de nuestros clientes han desarrollado una serie de incentivos no monetarios, desde una lectura de las preocupaciones de sus colaboradores, durante la pandemia.

  • Feria virtual

Tomando en cuenta que algunos familiares en casa o amigos cercanos de los colaboradores perdieron el trabajo y emprendieron un negocio, BanBif organizó una feria virtual para invitarlos y ofrecer sus productos a toda la organización. 

  • Integración

Ya instalado el trabajo remoto, había una preocupación por mantener la cercanía entre sus colaboradores. Como respuesta, BanBif desarrolló actividades virtuales de integración ‘After Chamba’ como bingos y otros juegos por Zoom entre los equipos.

  • Salud mental

En un contexto como el que vivimos ahora, la salud mental fue uno de los puntos que preocupaba a sus colaboradores. Frente a ello, BanBif se apoyó de su bróker de seguros y gestionó atención psicológica para aquellos que lo necesitaran. Así, se brindaba un soporte en caso el colaborador o su familiar haya sido diagnosticado con COVID-19 o ante enfermedades terminales, accidentes graves o fallecimiento de un familiar.

  • Reubicación

Con personal que trabaja de manera presencial en los locales a nivel nacional, en Delosi hubo toda una reorganización de los restaurantes. Se reubicó a los colaboradores en los locales más cercanos a su domicilio. De ese modo, ya no debían trasladarse largas distancias y exponerse al virus. Además, aquellos que eran vulnerables fueron reubicados en otras áreas para trabajar de manera remota.

  • Charlas informativas

Se utilizó el espacio ‘Rompecabezas’ para ofrecer diferentes charlas virtuales a toda la organización que iba desde el motivador Juan Carlos Fischer al epidemiólogo Mateo Prochazka o el matemático Marco Loret de Mola. También se ofrecieron charlas y grupos de apoyo emocional para nuestros colaboradores, buscando también desmitificar los problemas de salud mental y apoyar en el bienestar integral del equipo. 

  • Beneficios educativos

Otra de las medidas a destacar es que Delosi mantuvo los beneficios educativos que ofrecía a todos sus colaboradores, ahora con la educación virtual para que puedan seguir cursos, talleres, carreras técnicas o universitarias con los convenios que cuenta con ISIL, USIL y UPC.

Estas son solo algunas de las medidas que BanBif y Delosi pudieron aplicar gracias a las herramientas con las que cuentan para escuchar y recoger las necesidades y preocupaciones de sus colaboradores. Sobre ello pudieron planear y ejecutar diferentes acciones para mantener la tranquilidad de todo su personal e incluso potenciar su motivación y compromiso con la organización.

Y tú, ¿ya has podido medir el Clima y conocer cómo se sienten tus colaboradores? Si todavía no lo has hecho, nosotros te ayudamos 😉

Gian Calsina 17, Mayo del 2021
Share

Recomendados

Servicios: retos del trabajo presencial
Servicios: retos del trabajo presencial

Según un estudio realizado a inicios de este 2021 por Ernst & Young, el 95% de las empresas formales aplican parcialmente el home office. Los sectores de educación, finanzas y petróleo y energía, con más del 60% de colaboradores en trabajo remoto, son los más alineados a la virtualidad. Sin embargo, existen otros sectores que, […]

Consumo: atraer al talento digital
Consumo: atraer al talento digital

Según un reporte de la consultora digital Perú Apps, desde el 2020, la demanda por talento con habilidad tecnológicas y digitales ha aumentado en 20% en el sector de consumo masivo. Si bien, de acuerdo a la firma, la tendencia por estos perfiles ya estaba en aumento desde el 2018, la pandemia ha acelerado el […]

Mantente informado y conviértete en un Üman ¡Suscríbete aquí!