Solicita tu demo
El impacto de una buena Gestión del Desempeño

El impacto de una buena Gestión del Desempeño

La Gestión del Desempeño es una de las grandes preocupaciones y tareas de los Gestores del talento año a año por su alto impacto en los resultados de la organización. Este proceso resulta muchas veces tedioso por la cantidad de pasos y evaluaciones a coordinar, por lo que siempre se busca encontrar la manera más eficiente de hacerlo y así alcanzar los objetivos planteados sin sacrificar otros procesos.

Pero, ¿qué es una efectiva Gestión del Desempeño?

En el artículo anterior mencionamos 3 pasos clave para una correcta y eficiente Gestión del Desempeño los cuales consisten en Planeamiento, Monitoreo y Evaluación. Estos pasos, al realizarse correctamente, permiten lograr un proceso más ordenado y eficiente. Sin embargo, muchas empresas todavía realizan solo algunos de ellos y dejan otros de lado.

Con la creciente tendencia de que el mundo cambia cada vez más rápido, los líderes no pueden esperar a que salgan los resultados anuales para tomar las acciones respectivas. Por ello, el Monitoreo periódico durante el año es clave para hacer un seguimiento en periodos cortos y verificar que los objetivos se están cumpliendo o ver la manera de solucionar problemas que impiden cumplirlos.

Por lo tanto, una efectiva Gestión del Desempeño consiste en no sólo evaluar, sino también hacer un seguimiento de cómo avanza todo el proceso y establecer reuniones de feedback para mejorar aspectos puntuales. Realizarlo correctamente puede traer consigo múltiples beneficios no solo para la organización. Los equipos de trabajo y colaboradores también se sentirán más involucrados y alineados con los objetivos de la empresa. Para resumirlo, mencionaremos 7 puntos en los que beneficia:

  1. Claridad de roles y expectativas: establecer los objetivos y comportamientos esperados permite que los colaboradores sepan en qué se tienen que enfocar y canalizar su energía. Contar con las prioridades claras es uno de los principales determinantes del nivel de productividad de un equipo y los colaboradores.
  2. Alineamiento: más allá de evaluar, este proceso permite mejorar la comunicación a lo largo de toda la organización estableciendo objetivos organizacionales y alineando el rol de cada persona con estos. Además, permite que todos los colaboradores conozcan hacia dónde se está dirigiendo la organización e identifiquen las prioridades del resto de áreas.
  3. Transparencia y comunicación: el proceso da visibilidad sobre la importancia de cada función y las responsabilidades de cada equipo. La percepción de los colaboradores sobre si están siendo evaluados de forma justa incrementa cuando las expectativas de sus roles y los criterios del proceso de evaluación han sido establecidos de antemano.
  4. Motivación: existe una mayor capacidad de identificar el impacto del trabajo de cada colaborador sobre el éxito de la organización.
  5. Sentido de responsabilidad: al establecer y comunicar quién es el responsable de cada proceso, se genera un mayor sentimiento de responsabilidad en todo el equipo.
  6. Mejora en la toma de decisiones: aumenta la capacidad para identificar los aspectos clave del éxito o fracaso de cada iniciativa y/o área, por lo que otorga una mayor visibilidad para identificar riesgos y poder tomar acciones correctivas a tiempo.
  7. Desarrollo profesional: al promoverse la interacción entre líder y colaborador, se dan mayores oportunidades para el desarrollo profesional de ambos. Al medir el rendimiento de forma objetiva, se puede dar feedback enriquecedor que permita a los colaboradores mejorar donde presenten deficiencias.
Vale Vidal

Content Creator

GESTIÓN DEL DESEMPEÑO

21, Junio del 2019

Isotipo Mandu
Sobre Nosotros

En Mandü ayudamos a organizaciones a transformar su gestión del talento a través de la tecnología. Medimos clima laboral y el desempeño de las personas.

Comparte este artículo
No te pierdas ninguna noticia
Obtén los mejores artículos en tu bandeja de entrada.
Suscribete Mandu