❰ Regresar al Blog

Reconociendo a un buen líder

cultura

Como parte de la metodología Mandü, solemos utilizar bastante la palabra líder para hacer referencia a aquellas personas que manejan un grupo humano y a quienes finalmente aterrizarán con sus equipos cuáles serían los planes de acción más idóneos para mejorar el clima y la eficiencia dentro de los mismos. Por ello, es importante poder reconocer cuáles de los colaboradores dentro de una organización son potenciales líderes que se encargarán de mantener en perfecto funcionamiento los grupos de trabajo.

¿Qué es un líder?

Un líder dentro de una organización es aquel colaborador que tiene una visión clara sobre a dónde quiere que el trabajo del equipo llegue y, además, es capaz de comunicarla con éxito a sus compañeros, de forma que estos puedan contagiarse positivamente y generar un vínculo en torno a los objetivos trazados.  El papel del líder, asimismo, radica en dos aspectos fundamentales para el desarrollo de las organizaciones: consolidar la cultura organizacional, promoviendo que los equipos cuenten con un propósito y valores compartidos, y que estos formen parte de una misma visión y objetivos; y gestionar el talento, a través de la promoción de la innovación para desarrollar el potencial de sus colaboradores.

workplace-1245776_1920

¿Por qué fortalecer el liderazgo?

En el ámbito laboral, el liderazgo se posiciona como el resultado de la suma de un buen clima laboral y un buen nivel de eficiencia; siendo que el ánimo y las acciones del líder influyen tanto en el rendimiento de los colaboradores como en sus niveles emocionales. Por estos motivos, se puede afirmar que un liderazgo fortalecido y desarrollado equivale a la construcción de un espacio laboral que no sólo se perciba como adecuado (clima) sino que también obtenga mejores resultados de trabajo (eficiencia).

Como se puede apreciar, son muchos los aspectos que caracterizan a un buen líder dentro de una organización. Por ello, el gran reto de las organizaciones radica en poder identificarlo y potenciar sus habilidades, de forma que este pueda convertirse en un agente que genere eficiencia en los equipos y, a la larga, mejores resultados para la compañía. Finalmente, cabe destacar que la unión, la confianza, el entusiasmo del equipo y la motivación son el resultado directo de un liderazgo saludable.

Guardián de la Cultura Mandü

Enfocados en apoyar a las organizaciones a crear el mejor ambiente de trabajo posible para el éxito y desarrollo de sus colaboradores.

Déjanos un comentario