❰ Regresar al Blog

Comunicando resultados negativos

clima laboral

No conseguir los objetivos propuestos puede generar momentos de incertidumbre, frustración e incluso enojo. Parte de una gestión organizacional eficiente radica en plantear determinados objetivos que nazcan tanto del norte al cual el equipo apunta, como también de sus talentos e, incluso, sus limitaciones. Por ello, es fundamental realizar una serie de determinadas evaluaciones que permitan a los gestores de equipos tener conocimiento sobre cuál es el estado de estos frente a los resultados planteados, de forma que se pueda repotenciar lo que se viene haciendo bien y corregir aquellos puntos que ameritan una mejora.

Sin embargo, usualmente existe una duda fundamental entre los líderes de equipos al momento de recibir resultados: ¿debo comunicar a todo el equipo los malos resultados de una gestión? Para ello, es fundamental tomar en cuenta el poder de una comunicación efectiva.

eye-tracking-1791845_1920

El poder de la comunicación

Para entender la necesidad de comunicar malos resultados, debemos partir de la idea que la comunicación es una herramienta fundamental para la gestión de los equipos. En este sentido, un equipo constantemente comunicado va a propiciar un terreno fértil para el entendimiento de los objetivos, el feedback (para el reajuste de estrategias) o para un golpe de timón (de ser necesario) que facilite mejores resultados. En este sentido, si el equipo no tiene conocimiento de cuáles son los frutos de su trabajo, no va a poder auto-examinarse para corregir qué es lo que no se está haciendo bien; en consecuencia, las mejoras nunca llegarán.

En este punto, es fundamental que el líder interiorice que los resultados son una consecuencia lógica de una serie de acciones que se sustentan en el colectivo. Bajo este esquema, un mal resultado es el reflejo de la existencia de determinadas trabas que no permiten que el equipo funcione como un sistema a plenitud. Por ello, para encontrar las causas de las mismas, es fundamental que las dificultades sean comunicadas oportunamente, permitiendo correcciones que eviten lamentos.

En suma, los resultados negativos deben ser considerados como una oportunidad para evaluar, dar o recibir feedback, y hacer cambios oportunos que permitan al equipo seguir mejorando. En consecuencia, si se busca realizar mejoras a profunidad, los malos resultados deben ser comunicados, acompañados de un análisis colectivo y tomados en cuenta para un proceso de reingeniería que conduzca a resultados más positivos.

Guardián de la Cultura Mandü

Enfocados en apoyar a las organizaciones a crear el mejor ambiente de trabajo posible para el éxito y desarrollo de sus colaboradores.

Déjanos un comentario